35MM

miércoles, 15 de octubre de 2014

Guillermo del Toro asegura que tiene una deuda con el cine español

Guillermo del Toro parece tener el don de la ubicuidad en Hollywood, algo que, según asegura en una entrevista con Efe, no hubiera podido lograr de no ser por "el apoyo y la confianza" que le brindó Pedro Almodóvar en un momento crítico de su carrera.

"Hubo un 'impasse' enorme entre 'Cronos' (1993) y 'Mimic' (1997) que fue brutal", confesó el cineasta mexicano, "pero 'El espinazo del diablo' (2001) fue como una resurrección para mí".

"El apoyo y la confianza de Pedro -como productor ejecutivo- fueron vitales para que yo siguiera existiendo. Se lo agradeceré el resto de mi vida; es una deuda que tengo con él, con España y con el cine español, que vivía un momento de oro. Había apoyo e interés del público. Y, sobre todo, era un momento prepiratería".

Del Toro, a sus 50 años recién cumplidos, reconoce que tiene una espina clavada por no haber podido regresar a México a rodar desde "Cronos". El secuestro de su padre en 1998, algo que, asegura, marcó su vida, le llevó a un "duro exilio" porque lo que él realmente quería era "contar historias sobre México" y hacerlo con "el lenguaje, el ritmo y la cultura" de donde proviene.

No hay comentarios: